Entrevista realizada domingo 22 de diciembre tras finalizar en Campeonato de España de Saltos con el ganador, por consiguiente medalla de oro y Campeón de España 2019, del “ Concurso de jóvenes jinetes ” Roi Calviño, jinete de 21 años natural de A Coruña (Galicia) y residente en Madrid.

 

 

Competiste en el Campeonato de España de 2018?

Sí y obtuve la medalla de bronce en aquel certamen y en el actual he logrado la medalla de oro y muy satisfecho por ello aunque en la segunda clasificativa hice un derribo en obstáculo que me colocó cuarto en la prueba aunque posteriormente he compensado, mejorando en las siguientes.

Háblanos de tus acompañantes en el podio de vencedores de ésta prueba.

Como habéis podido comprobar a lo largo de éstos días las pruebas han sido disputadas con jinetes y amazonas de alto nivel que nos auguran a los jóvenes jinetes y amazonas españoles gran futuro y de hecho éste año ya hemos logrado el Campeonato europeo en Bélgica.
En cuanto a Marta Gras, medalla de plata y Paloma Barceló, medalla de bronce quien además fue plata en el Campeonato Europa que cito, han sido dos grandísimas competidoras de gran proyección.
No sabría cuantificar porcentajes respecto a jinetes y amazonas en la alta competición, pero creo que hay una gran incorporación de la mujer a la práctica de éste deporte, que por otra parte no implica diferencias para competir en igualdad.

Puedes comentarnos curiosidades sobre tu caballo para el Campeonato?

Para éste Campeonato compito con un caballo de raza KWPN, se llama “ ENJOY ” de origen holandés, son un tipo de caballos deportivos criados para competir a máximo nivel, son el resultado de cruzar dos finas razas como son el Groningen y Gelderland, y actualmente es una de las razas más exitosas para la práctica de éste deporte.
De entre los caballos que dispongo para competición éste es el principal, por su mayor nivel respecto a los otros.

Conocías éstas instalaciones del Centro Oliva Nova?

Sí, ya he disputado hace unos años un Campeonato de España “junior”, las instalaciones son muy cómodas, amplias, bien estructuradas, con varias pistas de entrenamiento y competición, además de resultar muy agradable convivir aquí en una competición de varios días; el lugar es magnífico.

Satisfecho con la Organización del Campeonato?

Muy satisfecho, no solamente por lograr mi medalla de oro y con ella proclamarme campeón de España, sino además porque la organización y el personal han actuado muy bien, facilitando el trabajo de todos lo que nos ha hecho sentir muy a gusto.
En cuanto al clima está siendo caluroso para ser diciembre, aunque con algunas rachas de viento que afortunadamente no afectó en las mañanas de competición.

Cómo has tenido ésta temporada hípica?

Ha sido intensa y de preparación, llegaba a éste Campeonato con ilusión y preparado, pero ahora haremos unos días de descanso , para luego volver a Valencia el próximo febrero 2020 para posteriormente iniciar el Cádiz la nueva temporada.

 

Es distinto competir en el extranjero respecto de hacerlo en España?

Las temporadas son largas y duras, sobre todo para los caballos por los desplazamientos y más cuando se hacen para competiciones en el extranjero, por la aclimatación y alimentación que pueda afectar al caballo, por ello cada jinete lleva la alimentación para su montura.
En los desplazamientos al extranjero nos acompaña el veterano de la Federación Española de Hípica.

Está siendo una buena temporada para ti?

Muy buena porque ya éste verano montando al caballo ” Dollar do Diabolo”, gané el Concurso Ciudad de Ferrol, prueba central del concurso nacional de saltos de jóvenes jinetes en 1,40m y ahora éste Campeonato de España en Oliva.

 

Los resultados del Campeonato de España de Saltos 2019 han sido los siguientes:
En la Categoría “Clásico 1,20”, la primera clasificada fue María Leibar, la segunda Irene Horvath y la tercera Valentina Burgueño.
En la Categoría de “Clásico 1,30”, el primer clasificado fue Daniel Martínez, segunda Otti Verdú y el tercero Pedro F. Mateos.
En la Categoría de “Jóvenes Jinetes”, el primer clasificado ha sido Roi Calviño, segunda Marta Gras y Tercera Paloma Barceló.
En la categoría de “Clásico 1,40”, el primer clasificado ha sido Eduardo Alvarez, segundo clasificado Ismael García y tercer clasificado Alvaro González.
En la categoría “Absoluto ó 1,30”, el ganador ha sido Ismael García, segundo Jorge Juárez y tercero Kevin González.

Sobre la disciplina de Saltos

La Disciplina de “SALTOS” consiste en franquear a caballo un recorrido de varios obstáculos construidos con barras, sin cometer ninguna falta ni de rehuse ni de derribo. Las pruebas se disputan siguiendo varios baremos: contrareloj, caza, potencia, con cronómetro, etc , y se clasifican en distintos grupos de acuerdo con las alturas, que oscilan entre 1´10 m. y 1´60 m; es una disciplina dentro de la equitación que consiste en un acontecimiento sincronizado juzgado en la capacidad del caballo y del jinete de saltar sobre una serie de obstáculos, en un orden dado. Esta disciplina es una de las más populares de los deportes ecuestres y la más usada por los jinetes de hoy en día, además es la más moderna especialidad del deporte ecuestre, que ha venido a convertir al deporte clásico de la equitación en un deporte espectáculo y de gran plasticidad que engancha, desconocido por muchos al no tratarse de un deporte popular como puedan ser fútbol o baloncesto.

Ver un acontecimiento espectacular como el vivido durante cuatro jornadas en el Centro Ecuestre Oliva Nova con este estupendo Campeonato de España viendo jinetes saltar 1,60 metros con esos caballos magníficos cargados de fuerza es una sensación fabulosa; nada que ver con disfrutarlo por televisión, como tampoco debe serlo montar a caballo que competir.

El esfuerzo físico, la elasticidad y la coordinación son tremendos. Son “atletas”, en definitiva equiparando la importancia, en su práctica, de un caballo con la de un coche en la fórmula uno autovilística que a su vez precisa de un gran piloto, como en nuestro caso de un gran jinete o amazona.
Al conjunto de caballo y jinete o amazona también se les denomina «binomio», y en los reglamentos de competiciones de salto el jinete o amazona que compiten aparecen igualmente con la denominación de «atletas» (aludiendo a la etimología del término en griego).
La hípica es un deporte con riesgo evidentemente, tanto en los entrenamientos como en las competiciones y otras prácticas con los caballos se pueden sufrir percances de distinta importancia, incluso de fallecimiento en casos extremos inusuales, pero no descartables, por ello se toman las máximas precauciones y medidas de seguridad.

El inicio en la práctica del deporte de Saltos es cada vez más precoz dado que a partir de los cinco años ya existen practicantes en los Centros de Formación Ecuestre.

Comentan quienes compiten en éste Campeonato que para comenzar en ésta práctica deportiva es imprescindible encontrar a alguien en quien confiar, en alguien que te aconseje, que te conozca y sepa decirte cual es el caballo que te conviene a ti, a tu nivel y a tu experiencia, siempre en función de tus deseos, si se desea competir son distintos de los del disfrute con el caballo durante unas jornadas u horas semanales.

Ocurre también que caballos muy buenos para competir se pueden malograr por un jinete amateur que no tiene la experiencia necesaria, o al revés, un jinete amateur bueno puede desilusionarse porque comienza a competir con un caballo por formar y educar que comete demasiados errores, de ahí la importancia del “buen consejo”, como tampoco hay que correr para adquirir un caballo en propiedad, hay que tener paciencia, observar, analizar, conocernos y si no se dispone de gran presupuesto estudiar oportunidades que suele haberlas.

La Historia del Salto con caballos

No existen referencias exactas del origen del salto como deporte ecuestre, pero ya en la segunda mitad del siglo XVIII el salto a caballo era una parte imprescindible del deporte de la caza. En el siglo XIX, la caza a través de campos cercados aumentó, tanto en Gran Bretaña como en el continente. Es a partir de esta época cuando se mejoran las razas de caballos, consiguiendo una mayor habilidad física permitiendo galopar y saltar en velocidad, lo que daba las bases para los concursos modernos de saltos. Los primeros itinerarios realizados con una suerte de obstáculos dispuestos, que había que franquear más rápidamente posible y que consistían en barreras y rías y montículos de tierra naturales.

Las carreras de obstáculos no eran del todo populares ya que los espectadores no podían seguir el desarrollo de las mismas. Por lo que empezaron a realizarse competiciones en escenarios que fueran recintos acotados. Esto se conoció como ‘lepping’. Así, el primer concurso de salto de obstáculos (clase ‘lepping’) se celebró en Irlanda en 1865 en el marco del Dublin Horse Show.

Quince años más tarde, las competiciones de salto de obstáculos (clase ‘lepping’) llegaron a Inglaterra y para 1900, en las islas británicas la mayoría de los espectáculos ecuestres más importantes tenían concursos de saltos.

De algunos documentos se desprende que el nacimiento de los Concursos de Grand Prix se produjo en París en 1866, incluyéndose durante los Juegos Olímpicos de 1900 la primera competición internacional de saltos ecuestres con tres pruebas individuales para jinetes, concurso de saltos, salto alto mixto y salto largo mixto.

En 1906 los deportes ecuestres fueron propuestos para incorporarse de manera definitiva a los Juegos Olímpicos, hecho que ocurre a partir de los Juegos Olímpicos de Estocolmo 1912, y para los Juegos Olímpicos de París 1924 se inscribieron 99 jinetes de 17 países.

Por otra parte, a partir de 1902 Federico Caprilli, considerado el introductor de la equitación moderna con la monta en suspensión, técnicas de cabalgadura que alivian el lomo del animal y armonizan al jinete con el movimiento natural del animal, aporta innovaciones en la postura del jinete con la inclinación del busto hacia adelante al tiempo del salto, en la disposición adelantada de la silla de montar, en las longitudes cortas de los estribos y largas de las riendas, lo que hizo que se pudieran superar obstáculos cada vez de mayor altura, consiguiendo Caprilli de éste modo el record mundial de salto en 1902 montando a «Melapo», al batir una altura de 2,08 m.

Al fundarse en 1921 la Federación Ecuestre Internacional (FEI), se homologaron las reglamentaciones de las disciplinas ecuestres y de las distintas competiciones internacionales oficiales, incluyendo las de los Juegos Ecuestres Mundiales y los Juegos Olímpicos.

Con anterioridad a la Segunda Guerra Mundial, la mayoría de las competencias ecuestres internacionales eran exclusividad de oficiales del arma caballería de los distintos ejércitos nacionales. Desde que los eventos ecuestres fueron incluidos en el programa olímpico en los Juegos Olímpicos de París 1900 y luego desde su continuación desde los Juegos Olímpicos de Estocolmo 1912 hasta los juegos de Juegos Olímpicos de Helsinki 1952 fueron militares los que dominaron las presentaciones olímpicas.

En los juegos de Juegos Olímpicos de Melbourne 1956 se introdujo por primera vez la participación de las amazonas en la equitación, siendo éste uno de los deportes de gran aceptación en las citas olímpicas.

El Centro Ecuestre Oliva Nova
Ubicado al sur de la población de Oliva, en el complejo residencial Oliva Nova junto al mar es un centro deportivo de gran importancia y reconocido internacionalmente como de los mejores del circuito en el que desde hace muchos años y durante casi todo el año, se vienen celebrando Concursos internacionales de gran prestigio acogiendo a los mejores jinetes, amazonas y caballos del panorama hípico nacional e internacional en el que se han celebrado desde sus inicios diversas pruebas del Campeonato Nacional, ya que cuenta con capacidad para albergar competiciones oficiales, nacionales e internacionales, de doma clásica y salto.

Con excelentes instalaciones hosteleras en sus cercanías, como también de hospedaje en Oliva Nova y con magníficas comunicaciones con salida de autopista A7, y distante a menos de 80 km. De los aeropuertos de Alicante y Valencia, cuenta con tres pistas centrales denominadas “Oliva Nova, Oliva y Valencia” más tres pistas de entrenamiento, Centros de comunicación y hostelería, diversas zonas de esparcimiento, zonas de juegos para niños, tiendas de productos relacionados con la hípica, unas magníficas y amplias cuadras vigiladas, zonas de ducha y adiestramiento de caballos, grandes almacenes para los útiles de los deportistas y sus caballos cercanas al aparcamiento interno para los camiones y furgones que transportan los animales.

También se cuenta con una Oficina de Administración y Atención al público, además de los servicios de gestión, cuidados tanto del recinto en sí, entorno, pistas y su mantenimiento compuesto en su labor normal por cerca de 60 personas.

Entrevista y fotografía realizada por Ramón Santamaría Ruiz. colaborador de radiotallergandia.es