Comunicarnos es esencial en nuestras vidas, pero no siempre sabemos hacerlo de forma correcta ¿sabéis expresar de forma adecuada vuestras necesidades o intereses?, ¿cómo reaccionáis ante una crítica?, ¿cómo podemos transmitir que algo nos disgusta o no estamos de acuerdo?, ¿nos atrevemos a decir “no” sin el temor a ser rechazados?, ¿cómo respondemos ante un elogio?… Todas estas preguntas ponen de manifiesto la necesidad de aprender habilidades sociales que nos permitan desenvolvernos de forma adecuada con nuestros allegados y conocidos.

 

Las habilidades sociales son fundamentales para facilitar nuestra comunicación y relación con los demás y permiten que nuestras interacciones sean satisfactorias, fortaleciendo nuestra autoestima desde el respeto hacia nosotr@s mism@s y el respeto a los demás. Por tanto, las habilidades sociales nos permiten relacionarnos de forma eficaz a la vez que nos allanan el camino para conseguir nuestros objetivos desarrollando nuestra empatía, comprensión y autocontrol.

Las habilidades sociales engloban un conjunto de competencias. Algunas más básicas, aunque no por ello menos importantes, como saber escuchar, iniciar y mantener conversaciones, saber dar y recibir elogios, saber presentarnos, etc. Otro tipo de habilidades sociales más complejas son las que tienen que ver con estrategias para saber reaccionar ante una crítica, saber pedir disculpas, saber expresar adecuadamente nuestros puntos de vista, deseos o necesidades, saber decir “no”, etc.

Es necesario que ya, desde pequeños, aprendamos este tipo de recursos para manejarnos adecuadamente en los contextos sociales y aumentar la valoración hacia nosotr@s mism@s y hacia los demás.

Vamos a daros algunas pistas para que averigüéis cuál es vuestra forma de relacionaros con los demás, En general, hay tres formas de manejarnos socialmente: ¿cuál es la tuya?

FORMA O ESTILO PASIVO

Señales que indican que normalmente tienes un estilo pasivo de comunicarte con los demás son el hecho de que eres extremadamente condescendiente y no sueles expresar tu opinión porque te da miedo generar un conflicto, piensas que los comentarios de los demás son más importantes o tienen más fundamento que los tuyos, te preocupa que se puedan reír de lo que dices o que no tengan en cuenta lo que dices.

Es habitual que te sientas mal porque nunca expresas tus deseos o necesidades y acabas cediendo y haciendo lo que los demás esperan de ti.

Ante una crítica, aunque sea injusta, nunca te defiendes y optas por callar. De la misma forma, enmudeces y no sabes qué decir si alguien te realiza algún elogio o te felicita.

No eres capaz de mostrar tu enfado o desacuerdo de forma clara y explícita.

Tu comunicación no verbal se traduce en hablar bajito o titubeando, bajar la mirada o evitar mirar a los ojos de los demás, actitud encorvada y sumisa, etc.

La consecuencia si te comportas de forma pasiva son, entre otras, baja autoestima, frustración tristeza… y se pueden desarrollar conductas de evitación por falta de seguridad en si mism@ como no quedar con amigos, no ir a una entrevista de trabajo, etc. Por tanto, un estilo pasivo representa un déficit de habilidades sociales.

 

FORMA O ESTILO AGRESIVO

La forma o estilo agresivo de comunicarse también representa un problema de habilidades sociales porque a estas personas les cuesta respetar los puntos de vista de los demás y siempre quieren imponer su criterio.

En este caso, las personas con un estilo agresivo creen que siempre tienen la razón y para sentirse bien, los demás tienen que hacer lo que ellas quieren sin tener en cuenta a la opinión o inquietudes del resto y ante cualquier contrariedad se muestran irritables y ariscas.

No escuchan, son autoritari@s, se enojan con facilidad y pueden llegar a desarrollar comportamientos violentos que van, desde los insultos, humillaciones… a las amenazas y, en grados muy graves, a la agresión física. Son incapaces de ponerse en el lugar del otro y siempre creen que su punto de vista es único válido y el mejor siendo los demás los que están equivocados. Por ello, tienen una falta total de empatía y manipulan a los demás para cumplir sus objetivos o salirse con la suya.

En el caso de que alguien les haga una crítica no son capaces de responder adecuadamente y pasan al “ataque” negando la situación sin pararse a reflexionar si la crítica es o no merecida y siempre quieren que los demás estén le demuestren su apoyo incondicional y les alaben. Si el resto no defiende su punto de vista, despliegan un abanico de conductas verbales y no verbales de todo tipo (amenazas, provocaciones, ironía, insultos, tono de voz elevado, gestos inapropiados, etc.). No son capaces de reconocer ningún error y tienden a culpar a los demás cuando algo no les sale bien y, si no lo consiguen se sumen en el resentimiento aumentando todavía más su falta de control a la hora de relacionarse y comunicarse.

Sus enfrentamientos con los demás son frecuentes y el resultado es que los demás tienden a evitar su compañía, lo que incrementa todavía más su susceptibilidad.

 

FORMA O ESTILO ASERTIVO

Esta forma de comunicarse y relacionarse es la que presenta mayores ventajas y supone un buen desarrollo de las habilidades sociales.

Ser asertivo significa saber expresar de forma adecuada nuestras necesidades y sentimientos, sin quedarnos callados o imponer nuestro criterio.

Escuchar, respectar, ponerse en el lugar del otro, defender que nuestro punto de vista puede ser tan válido como el de los demás, explicar las cosas de forma clara y tranquila, saber decir “no” o que no estamos de acuerdo… son formas asertivas que facilitan nuestra valoración personal y que los demás nos respeten y tenga en cuenta. De esta forma, nos ganamos el aprecio y respeto hacia nosotr@s mism@s y hacia los demás.

Ser asertivo es aprender, es tener la mente abierta, es reflexionar, es ser capaz de cambiar de opinión si lo estimamos oportuno, es ayudar a los demás si realmente consideramos que queremos y podemos hacerlo, es saber expresar nuestros desacuerdos de forma clara y concisa, es saber recibir elogios sin sentirnos incómodos y sin exigencias, es saber ponerse de acuerdo… Es pues, una puerta que nos abre miles de posibilidades para llevarnos bien con los demás y nos permite conseguir nuestros objetivos más fácilmente a través de una comunicación basada en la tolerancia y comprensión sin necesidad de renunciar a nuestros principios.

Es evidente que nos siempre adoptamos el mismo estilo, pero no menos cierto es que la mayor parte de veces utilizamos uno de los tres estilos o formas de comunicación que os hemos presentado.

¡Qué tal si utilizamos un ejemplo! ¿Cómo responderías si quedas con los amigos para ir al cine a ver una película y siempre son ellos las que la eligen?:

1. ¿Acabas siempre viendo la película que ellos quieren aunque a ti no te guste? ¿nunca dices nada para no contrariarles y acabas aceptando que si han elegido otra película quizá es porque es la mejor opción? ¿crees que si dices algo, se van a enfadar contigo? ¿te sientes mal porque nunca tienen en cuenta tus gustos? ¿piensas que si dices algo, no te van a hacer caso y que no sirve de nada plantear que tú quieres ver otra “peli”? ¿te sientes frustrado porque no eres capaz de mostrar tu enfado porque no te tienen en cuenta? ¿te acurrucas y bajas la mirada en lugar de decirles abiertamente que esta semana tú quieres ver otra película? ¿si alguna vez te dejan elegir, luego te sientes mal porque piensas que deberías haber cedido a los deseos de tus amigos y que van a tener una mala imagen de ti?…

2. ¿Siempre eres tú el que eliges la película sin importante las preferencias de tus amigos? ¿te enfadas abiertamente y “montas un pollo” sin medir ni tus palabras ni gestos? ¿si no te sales con la tuya, siempre te muestras contrariado? ¿eres incapaz de ceder y aceptar ver otra película? ¿manipulas deliberadamente y constantemente a los demás para que vean la película que tú quieres? ¿solo te sientes bien si te sales con la tuya? ¿crees que tus gustos son los mejores y que los demás están equivocados si quieren ver otra película? ¿necesitas continuamente que los otros te elogien y adulen porque consideras que tu elección y opiniones siempre son las mejores?…

3. ¿Eres capaz de ponerte de acuerdo con los demás para que cada semana sea uno el que elija la película? ¿comprendes perfectamente que no todos tenemos los mismos gustos pero que lo importante es buscar la forma de que todos se sientan bien? ¿planteas de forma abierta y con seguridad la posibilidad de cada semana sea uno el que elija la película? ¿propones otras soluciones teniendo en cuenta las necesidades de los demás (por ejemplo, si una persona se lo pasa muy mal ante un película de terror, sugieres la posibilidad de que se formen dos grupos y que cada persona vaya con el grupo que va a ver la película que le guste y después quedar a tomar algo todos juntos? ¿muestra una actitud relajada y comprensiva cuando los demás optan por ver otra película?, ¿sabes responder adecuadamente si valoran tu forma de mediar y ofrecer alternativas para que todos se sientan a gusto sin imponer tu criterio?…

¿Sorprendido o ya te lo esperabas? ¿pasivo?, ¿agresivo? o ¿asertivo? Pasivo si has respondido afirmativamente la mayor parte de las cuestiones del bloque 1. Agresivo, el bloque 2 y enhorabuena si tus respuestas afirmativas sobre todo se centran en el bloque 3: ERES ASERTIVO.

Supongo que ya has identificado tu forma de relacionarte y comunicarte ¿verdad? Ahora que sabes tu forma de comunicarte ¿cómo te sientes? Claro está que si te comportas de forma asertiva te sentirás muy bien y satisfecho contigo mismo, En caso contrario, no te preocupes porque puedes aprender a comunicarte de otra manera. Es más sencillo de lo que tú crees. Podemos enseñarte a entrenar tus competencias sociales y, de esta forma, mejorar la relación contigo mismo y con las personas que te rodean (pareja, familia, hijos, vecinos, compañeros de trabajo…)

 

Consuelo Tomás. Psicóloga, especialista en Psicología Clínica y en Adicciones.

Facebook: tratamientospsicologicos.es y Facebook: adiccionesvalencia.es
#asertividad #psicólogosvalencia #tratamientospsicológicos #habilidadessociales #comunicación #consuelotomás #fproblemasderelación #pasividad #agresividad