La primera tanda del grupo de tecnificación accedió el lunes a la instalación, reabierta por el ayuntamiento tras dos meses clausurada por la situación de emergencia sanitaria.
• David Melo aconseja a los deportistas “no obsesionarse” con las marcas, porque todavía no está claro cuándo se retomarán las competiciones oficiales: “Lo importante ahora es cambiar el chip y disfrutar”.
• Los atletas cumplieron con todas las normas de seguridad, higiene y distancia social dictadas por las autoridades para reducir el riesgo de contagio.

Nota de Prensa

Gandia, 25 de mayo de 2020.-
Los atletas del CA Safor Teika ya han retomado los entrenamientos en la pista de Gandia, toda vez que el Gobierno local accediera a abrir la instalación durante la fase 1 de la desescalada, con las normas reglamentarias para reducir el riesgo de contagio por coronavirus. El primer grupo de “groguets” accedió el lunes, en una tarde muy emotiva porque también suponía el reencuentro entre ellos y sus entrenadores tras dos meses de confinamiento.

 

El reparto de la pista, consensuado entre los tres clubes de atletismo y la Fundació Esportiva Municipal, establece cuatro turnos al día con un máximo de 25 atletas en cada uno, para limitar el aforo. Los “groguets”, que cumplieron el cupo, tuvieron la pista prácticamente para ellos solos.

 

Los deportistas volvieron pero con algunas novedades, las principales, las medidas de seguridad e higiene adoptadas por la Concejalía de Deportes de cara a la “nueva normalidad”. Así pues, para entrar había que presentar una acreditación como deportista federado, ya que por ahora la instalación está reservada sólo para este colectivo.

 

A continuación, los conserjes les desinfectaron las zapatillas y les tomaron la temperatura. Con todo correcto, y sin quitarse la mascarilla obligatoria, ya se podían dirigir a la pista, donde el ayuntamiento ha marcado con flechas los circuitos de entrada y de salida para evitar que los usuarios se crucen.

 

Una vez dentro siguieron manteniendo la distancia social, mínimo de 2 metros, que se ampliaba a 10 metros cuando estaban practicando deporte. Por ello, por ejemplo, las series de carrera se hicieron con una calle de separación entre los atletas, que quedaba libre entre ellos. Además, no se compartieron artefactos ni botellas de agua. Las mochilas con las que entraron de la calle no pueden estar en contacto con la pista, por lo que durante los ejercicios se introdujeron en bolsas de plástico.

 

El director deportivo del club, David Melo, confía en que el regreso les sirva para reencontrarse con la pista y trabajar mejor la forma física. Durante una breve charla para darles la bienvenida, les aconsejó que no se obsesionen con las marcas, porque todavía no está claro cuándo se retomarán los campeonatos. “Tenemos que cambiar el chip, ahora hay que entrenar, disfrutar y ya veremos cuándo empezamos la temporada de competiciones”, les dijo.

 

También entrenaron los atletas de Pau Roig y Pepe Clavier, y durante la semana los diferentes monitores irán accediendo con sus respectivos pupilos. Un mensaje similar les trasladó Pau Roig a los suyos. “Se lo deben tomar con tranquilidad, sin agobiarse, porque en caso de competir a final de año tenemos muchos meses por delante”, comenta el entrenador, y añade que para evitar el calor buscarán la última hora del día, ahora que se alarga la luz solar.